¡Ernesto en el País de los Facilitadores!

Todo… comenzó cuando tenía 16 años y vivía en Boconó, Estado Trujillo, Venezuela, formaba parte de la Brigada Infantil y Juvenil del Cuerpo de Bomberos del municipio; un día.., se me presentó la oportunidad de dictar una charla de primeros auxilios a niños de un colegio. Te confieso que en ese momento estaba muy asustado, sin embargo al comenzar a desarrollar la charla, este miedo se controló, proseguí con el desarrollo de la actividad, utilizando la terminología propia del tema. ¡Vaya qué Error…….!, una niña comenzó a hacerme preguntas sobre el significado de los términos y yo le respondía técnicamente, continuando con el mismo error, así que, se produjo una avalancha de preguntas, una seguidas de otras. Ese día descubrí algo muy valioso para un facilitador

"Adapta el mensaje a tu audiencia"

"Deja el tecnicismo para los técnicos"

Culminan mis estudios de Bachillerato y con ellos mi vivencia dentro de la Brigada de Bomberos, y….,sí.., ya estaba en mi una llama incipiente hacia la facilitación, y me traslado a Valencia, Estado Carabobo, para iniciar los estudios universitarios que desde el segundo año de bachillerato había decidido. ¡Quería estudiar Seguridad Industrial!

Al iniciar mis estudios en Tecnología de Incendios, en el Instituto Universitario Tecnológico de Seguridad Industrial, mejor conocido como el IUTSI, y en el curso de la asignatura Tecnología de Incendios I, una extraordinaria profesora llegada de la Universidad de Oklahoma, Darcy Asuaje, nos asigna la primera actividad grupal. ¡Teníamos que preparar y facilitar una charla de prevención de incendios para niños de edades comprendidas entres los 3 y 8 años.

Esta vez no fue algo reactivo, todo lo contrario, nos prepararon ella y su esposo para entonces, Reinaldo Sánchez, nos dieron maravillosos regalos que permitieron contar con una extraordinaria preparación para hacer la actividad. ¿Sabes algo….?, sin saberlo estaba aplicando el diseño instruccional de una experiencia de aprendizaje, y allí descubrí otro aspecto fundamental para un facilitador.

"Toda experiencia de aprendizaje debe ser Diseñada y Planificada"

Trabajar con niños de edad pre-escolar y escolar, fue para mi una experiencia y vivencia maravillosa, la actividad obtuvo tal éxito que algunos testimonios afirmaban que los niños llegaron a sus casas a enseñar a los padres lo que habían aprendido en ella. Y…. ¿Cómo lo hicimos?… ¡Jugando, divirtiéndonos, disfrutando!. Y de este trayecto aprendí que:

"El facilitador disfruta lo que hace"

Ya la llama por la facilitación en mí estaba más que encendida, en el IUTSI, en cada oportunidad que tenía para realizar una charla a estudiantes de semestres inferiores al  que yo estaba cursando o a mis compañeros de Tecnología de Seguridad Industrial, la tomaba y la aprovechaba al máximo, y este segmento del trayecto me permitió descubrir que:……..

"El facilitador debe iniciar y mantener el vuelo"

Finalizo mis estudios en el IUTSI para finales del año 1994, podía decirse que era un facilitador empírico, no había recibido formación alguna como facilitador o instructor, y en el año 1995 obtengo mi primer empleo fijo, en una extraordinaría empresa y una gran escuela para mí, como lo fue Negroven, S.A., ingreso como Inspector de Higiene y Seguridad Industrial

Para ese momento…., ya estaba claro de que disfrutaba el facilitar, así que diseñé empíricamente varias experiencias de aprendizaje, entre ellas “Prevención de Incendios y Uso de Extintores para personal administrativo, jajajajajajajaja, ¡cada vez que me recuerdo, me río!, en uno de los grupos, una de las participantes……, ¡Se quedó dormida….! jajajajja,  ahora me río, pero para ese momento usé las técnicas que conocía, y ninguna funcionó, entonces hice cuenta de:

"El facilitador debe estar actualizado con las técnicas"

Jajajajajaja. ¡Vaya qué Experiencia! jajjajajaajj

Decido cambiar de empleo, y con él, el cambio del facilitador que había en mí. Ingreso a trabajar al Grupo Mavesa como Inspector de Control de Riesgos, y ahí…, recibí uno de los mejores regalos que me hayan hecho en mi vida, la empresa me seleccionó para el programa de formación de Facilitadores en la técnica del Aprendizaje Acelerado, en esta parte de la travesía, obtuve herramientas muyyyyyyy valiosas, novedosas para la época, creativas y divertidas para un facilitador. Jajajaajajja, ¿Y adivina qué..?Al finalizar la formación, lo primero que pensé fue “Si habría contado con esas herramientas, no se me hubiera dormido la participante”, jajajjajajaja.

¡Se había producido un cambio enormeee de paradigma de la facilitación!, ahora tenía que ser un facilitador que hiciera que los socios de aprendizaje aprendan divirtiéndose, totalmente opuesto a lo que había aprendido, y en ese momento tomé la firme determinación de….. Dar un paso adelante en el nuevo estilo de facilitación, de esta zona del trayecto, llegué a la conclusión que

"El facilitador debe ser flexible y recibir con amor el cambio"

Pasaron… varios años y con ello mis horas de vuelo como facilitador se fueron incrementando, de cada experiencia que tenía la oportunidad de facilitar, aprendía enormemente de los socios de aprendizaje, de los aspectos logísticos entre otros. Durante esos años mi pensamiento fue…..

"Un facilitador también aprende en sociedad"

Un día me llaman para realizar una jornada de facilitación en Ergonomía para grupos de aproximadamente 400 personas, en una empresa ensambladora de vehículos, asumí el reto y llevamos a cabo la actividad, en mi vida me había presentado ante tal cantidad de socios de aprendizaje.

Recuerdo que esa vez me sentía extremadamente confiado, sobre todo por el dominio del tema, hago mi presentación y al finalizar……, se produjo una de las más grandes lecciones que como facilitador estaba recibiendo, los trabajadores comenzaron a aplaudir, pero no a mi, sino al facilitador que co-facilitaba conmigo, eso me hizo darme cuenta que no estaban funcionando las estrategias y técnicas que estaba utilizando, así que enseguida cambié las mismas, y me quedó como un trazo grabado en una roca el siguiente aprendizaje….

"El facilitador debe ser Humilde"

"El facilitador hace cambios en vivo si algo no funciona"

Siguieron pasando los años, y con ellos las horas de vuelo que como facilitador tenía, sin embargo, sentía que se me estaban agotando las estrategias y técnicas que utilizaba, así que tomé la determinación de actualizar mi formación como facilitador, y así realicé varios programas formativos, entre los que destacan 9 estrategias para facilitar el aprendizaje, Diseño instruccional con aprendizaje acelerado, Formación de facilitadores de aprendizaje empresariales, Formación de facilitadores vivenciales, máster en oratoria, facilitadores vivenciales online, en donde cada una de estas me entregaron herramientas para hacer de un proceso de facilitación, la mejor experiencia para todos,  y a esta parte del recorrido la llamo

"El facilitador debe estar en constante formación"

Esa llama, que estaba muy incipiente en mí a los 16 años, hoy sigue viva e intensa, creciendo cada día más…. y más….

El tiempo se pasa volando cuando estoy facilitando, no siento agotamiento ni mental ni físico al hacerlo, definitivamente puedo facilitar muchas horas al día, y lo disfruto muchísimo.

Como facilitador, he obtenido muy buenos resultados, y también muy malos, de cada experiencia de aprendizaje me pregunto ¿Qué aprendí?, ¿Qué hice para obtener ese resultados?, ¿Qué puedo hacer para mejorar?, así que en esta estación del trayecto, llego a la reflexión

"El facilitador se auto-evalúa en cada experiencia de aprendizaje"

Gracias, gracias, gracias a Darcy Asuaje, Reinaldo Sánchez, Adrían Cotin, Hugo Marichales, Amancio Ojeda, Geraldina Guedez , Elio Zerpa, Yael Jimenez, quienes han sido mis maestros en este maravilloso y hermoso mundo de la facilitación, así que te digo. 

"El Facilitador Honra a sus Maestros"

Gracias, gracias, gracias a cada socio de aprendizaje a los que he tenido el honor de facilitar una Experiencia, por todas sus enseñanzas y mensajes de reconocimiento, sugerencias, quejas e inconformidades, los cuales con muchísimo amor recibo. Y la lección acá es…

"El facilitador agradece a sus socios de aprendizaje"

 

Y…. El viaje continua, sigo disfrutando del proceso de facilitar, me mantengo en la búsqueda permanente de nuevas técnicas y estrategias, que me permitan lograr el objetivo de ¡Hacer que los socios de aprendizaje aprendan divirtiéndose!

Y ahora quiero regalarte algunas preguntas, para que descubras la llama que hay en ti, en caso de que no la hayas conseguido aún.

¿Qué hace que vibre tu corazón?

¿Cuál es esa actividad que cuando la haces te hace perder la noción del tiempo?

¿Qué es eso que sólo tu tienes y que puedes poner al servicio del otro?

Con Amor y Gratitud

Tu Amigo

Ernesto Luis Barazarte Bastifas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *